de lunes a viernes

de 7:00 a 19:00h

piruetas@piruetas.es

Programa de Actividades Incluye:

Corro del lenguaje o asamblea.

Es el comienzo de la jornada, es un momento “importante” porque después de desayunar y cuando ya han llegado todos los niños nos sentamos en corro y nos “encontramos”.
El “encuentro” ubica al niño en la escuela y le permite sentirse seguro.
Nos saludamos con las manos y con abrazos, nos preguntamos cómo estamos hoy, con la ayuda de las caritas de las emociones reconocemos cómo nos sentimos y aprendemos cada día a comunicarnos priorizando el lenguaje verbal. Desde la mirada y la imitación en los bebés más pequeños al relato de experiencias, necesidades y sentimientos en 2-3años.

Con tarjetas de vocabulario y objetos se trabaja el lenguaje interno y la función simbólica con el objetivo de incrementar el nivel de comprensión. Los cuentos, las marionetas y el uso distintos recursos expresivos como la entonación, el suspense, la sorpresa…. son maravillosos para despertar el interés de los niños por la palabra, la imagen, los hechos…y a la vez para responder a las iniciativas de comunicación de los niños.

Estimulamos con ejercicios de respiración y articulación de sonidos porque se fortalecen los músculos faciales, la lengua y los labios, además se ejercita la función respiratoria, la función nasal y la masticación. Canciones, retahílas y poesías, nos permiten “emocionar” con los gestos, la expresión, el tono…y enriquecer las posibilidades expresivas.

Y para terminar, estimulación auditiva por medio de una audición musical con temas de música clásica escogida especialmente para “aprender a escuchar” con los oídos y con el cuerpo.

Estimulación con metodología Glen Doman

En Piruetas los Bits de inteligencia son un recurso metodológico que se suma a nuestra forma de entender el aprendizaje, son dinámicos, provocan la sorpresa y estimulan la inteligencia.

¿Qué son los Bits de inteligencia?

En el ámbito pedagógico, entendemos BIT como cualquier dato simple que pueda almacenar el cerebro y que llega a través de los sentidos. Los bits de inteligencia son unidades de información que son presentadas a los niños de una forma breve, con lo que se consigue captar la atención. Los bits son estímulos.

El material es un estímulo visual (dibujo muy preciso o una fotografía) acompañado de un estímulo auditivo, (enunciar en voz alta lo que representa). 

Los objetivos de este programa son por un lado facilitar información a los niños para aumentar sus posibilidades intelectuales, favorecer el crecimiento cerebral y su maduración neurológica, y estimular su curiosidad en una edad en la que el mayor deseo es aprender.

¿Cómo enseñamos los bits?

Los bits están organizados por categorías de contenidos, así contamos con bits de naturaleza (animales por especie, salvajes y domésticos, árboles, flores, alimentos..), bits de arte ( pinturas y obras de artistas célebres), bits de música (instrumentos y sus sonidos, músicos)…

Los mostramos durante dos semanas en dos sesiones al día, en general durante el corro de lenguaje y antes de merendar. Lo hacemos de una manera rápida, con entusiasmo y alegría. A los niños les encantan y se quedan en absoluto silencio absortos prestando atención. Al terminar la sesión que dura escasos 3 minutos se retiran sin comprobar que los hayan aprendido.

Este método no pretende enseñar directamente, sino estimular las áreas cerebrales, especialmente de la vista y el oído. Ningún bit constituye un estímulo tan importante que haya que recibirlo obligatoriamente.

Desarrollo Pensamiento Lógico

Guiamos a los niños para aprender a “pensar” desarrollando las habilidades básicas del pensamiento: a observar, a hacerse preguntas, a sacar conclusiones de sus actos, a comparar, a relacionar, a ordenar o a clasificar por diferentes parámetros simples: tamaño, forma, textura, cantidad, igualdad, diferencia…
A manejar algunas dimensiones espaciales y temporales siempre desde la vivencia corporal primero: dónde estoy yo, donde estás tú (implica reversibilidad), cuándo estoy yo…

Comenzamos con el cesto de los tesoros en la clase de bebés, el juego heurístico en las clases de 1-2 años, el juego de descubrimiento, materiales didácticos de formas geométricas, cubos de construcción, fichas de colores y todos los materiales naturales que hemos utilizado para aprender sus propiedades físicas.

Así en Otoño, observamos los cambios en el paisaje saliendo al parque y a nuestro jardín, identificamos árboles en imágenes, comparamos frutos carnosos y secos, ordenamos por grande (calabaza) o pequeño (castañas), agrupamos por color las hojitas que recolectamos, manipulamos boniatos crudos y cocidos, los tocamos, olemos, palpamos y hasta probamos para notar la diferencia y “pensar” qué pasa con unos y con otros…

Desarrollo del pensamiento creativo

Educamos la creatividad y la capacidad de expresión. Potenciamos la capacidad de comprender y de expresarse creativamente en las distintas formas de lenguaje: verbal, gráfico, plástico, corporal, musical…

Aprender a expresarse con el cuerpo, la dramatización, el color y la plástica, la música… supone tener la oportunidad y la confianza para poder hacerlo con libertad.

– La música en Piruetas:
En el corro de lenguaje con canciones, retahílas y poesías, que les permiten “emocionarse” con los gestos, la expresión, el tono…y enriquecer sus posibilidades expresivas.

En la audición musical diaria estimulamos el oído con temas de música clásica escogida especialmente para “aprender a escuchar” con los sentidos y el cuerpo.
En actividades para descubrir las propiedades sonoras del cuerpo y los objetos, para acompañar con gestos las canciones y ajustar el movimiento al ritmo o provocar la imitación y la expresión corporal. Y por supuesto, para introducir los instrumentos musicales, maracas, tambores, cornetillas, cascabeles, panderetas, palos de lluvia, claves, instrumentos para jugar…

– La expresión plástica en Piruetas:
En Piruetas nos encanta pintar y jugar con los colores, los volúmenes y las texturas en todas las formas que nos permitan experimentar con materiales: desde tocar el color, a manipular masas, plasmar huellas en diferentes soportes o probar con materiales variados.

La expresión plástica es una necesidad vital del niño y en Piruetas les ayudamos a descubrirla adecuando las técnicas y los materiales que utilizamos al momento evolutivo de cada clase, potenciando su curiosidad y su desarrollo cognitivo.

Los talleres de “arte” se realizan en un clima placentero que puede ser alegre y expansivo o sereno y de concentración, ello permite a nuestros niños expresar sus emociones, de malestar o bienestar a través de la plástica.

En las clases de los bebés y de 1-2 años (Amarilla y Azul) se experimenta con materiales y técnicas diversas: tocan los colores pintando con las manos, sienten el tacto de diversas texturas, manipulan plastilina o masas, rasgan papel…

Y a los mayores de 2-3 años (Verde), les guiamos hacia la representación de su entorno (objetos, personas, figuras…). Ellos solitos mejoran la precisión de sus habilidades manuales para utilizar los instrumentos, lo que les permite realizar creaciones más elaboradas y lograr transformaciones de los materiales de forma intencionada. Mejoran el trazo en el garabateo controlado y comienzan a poner nombre a sus creaciones y a darles un sentido figurativo.

Actividades cotidianas y de autonomía

La realidad de la vida en la escuela se plasma en la mayor parte del tiempo en estas actividades cotidianas que son relevantes y significativas porque ayudan a desarrollar la autonomía personal, a afirmar su identidad, su criterio y su libertad.

Desde los 4 meses y hasta los 3 años y medio que los niños están en Piruetas, hay un sinfín de progresos de identidad y autonomía que se producen gracias a al propio desarrollo pero también gracias a la intervención de nuestras educadoras y nuestro proyecto.

Proporcionamos una seguridad afectiva y les alentamos para que se sientan seguros para crecer y ser más independientes en cada instante: al darse la vuelta en la cuna, al beber agua en el biberón, al comer el yogur solito, al tirar el pañal en la papelera, al pedir agua, al expresar si le gusta una comida o no, al superar el control de esfínteres…

Observamos y escuchamos, respetando y prestando atención e interés por los gustos y el estilo de cada niño y así adecuamos nuestra actuación a las necesidades de cada uno.

Salidas y actividades al are libre

En el jardín de Piruetas los niños disfrutan del aire libre, ven el cielo, juegan con la arena, corren con las carretillas, aprenden a parar o pasar con las motos cuando el“semáforo” cambia de rojo a verde y son libres en un espacio abierto.

En septiembre, juegan en la sombra de los árboles frondosos y al llegar el otoño observan y viven con los 5 sentidos la caída de las hojas, unas rojas, otras amarillas, naranjas o marrones.

En invierno, salen abrigados con gorros y bufandas y las ramas vacías permiten el paso de los rayos del sol que templa su juego en los meses más fríos.

Al despuntar marzo, los brotes les anuncian la llegada de la primavera con las preciosas flores del pirus, el pruno y la gran mimosa.

Y en verano, el jardín se hace balneario, la piscina y el agua con todas sus posibilidades hacen que el mes de julio sea fresquito y muy divertido.

Así es el jardín de Piruetas.

Y además, salimos al Parque de Los olivos a buscar setas que crecen milagrosamente en noviembre, a hacer exploraciones y búsquedas de tesoros o a jugar con el paracaídas y los juegos del parque.
En Piruetas nuestra pedagogía emocional es también una pedagogía de lo natural, del contacto con la naturaleza, con el mundo exterior y con la vida.