de lunes a viernes

de 7:00 a 19:00h

piruetas@piruetas.es

Aprender inglés desde bebés

¿Es importante que aprendan dos idiomas cuando son bebés?

¿Qué beneficios esperamos al proponer un aprendizaje del inglés a tempranas edades?

¿Serán bilingües en el futuro? ¿Cuándo empezar?

Son preguntas que nos hacemos como padres y que nos preocupan a los profesionales de la educación que proponemos una enseñanza bilingüe desde la primera infancia.

 

Albert Costa, psicólogo y profesor de investigación del Centro para Cerebro y Cognición de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), de Barcelona, además de autor de El cerebro bilingüe (Ed. Debate) asegura que “cuanto antes se comience mejor”.

El lenguaje es un sistema integrado por los sonidos y fonemas, por las leyes de la sintaxis y por el conjunto de vocabulario de cada lengua. Cada uno de estos aspectos se asimila de forma diferente.

La justificación de comenzar cuanto antes se debe a aprovechar la plasticidad cerebral   y provocar un aprendizaje simultáneo, es decir que ambos sistemas lingüísticos se incorporan al mismo tiempo, así los niños desarrollan su pensamiento representativo y su discriminación auditiva en dos lenguas a la vez.

 

De los sonidos a la palabra

Hasta los 4 meses los bebés son capaces de identificar todos los sonidos de las diferentes lenguas que son aproximadamente unos 800, a partir del quinto mes el cerebro comienza a especializarse y a discriminar los sonidos que se repiten, y disminuye la capacidad de captar aquellos que no se encuentran en su entorno.

Es por eso que hablamos de “lengua materna” y de la importancia del entorno hablante en el que se críe y eduque a un niño.

En los más pequeños el aprendizaje simultáneo está basado fundamentalmente en estimular la capacidad de asimilación y comprensión de los sonidos del inglés al igual que van incorporando los del español.

Solemos decir que los niños son esponjas pero su plasticidad cerebral aún no ha alcanzado un desarrollo de la atención y de la memoria como en otras etapas de la niñez, la adolescencia y la adultez, por eso la importancia de que la estimulación sea natural y cotidiana, es decir los estímulos deben tener calidad como también cantidad y frecuencia.

La escucha y la capacidad para recrear toda la variedad de sonidos que perciben, la aprenden sin darse cuenta, los niños más pequeños no tienen voluntad de “escuchar bien e intentar reproducir”, lo hacen de forma espontánea. Si oyen un modelo fonético nativo serán capaces de percibirlo, procesarlo y más tarde, reproducirlo, es decir de lograr una excelente pronunciación.

Pero… si se pierde el contacto constante con una de las dos lenguas, terminará por “relegar” la que no escucha a menudo.

 

La emoción siempre la emoción

El lenguaje no son sólo sonidos o conceptos, el lenguaje es comunicación, es relación, es melodía y por tanto es también emoción.

Si no hay “contacto personal” podrá haber memorización de vocablos pero estarán vacíos, la capacidad para la adquisición del lenguaje funcional se logra cuando hay relación personal.

Los dibujos, los vídeos y las canciones en inglés solo nos ayudarán si hay al menos una persona que le habla, le canta, le susurra y hasta le mima en inglés.

El lenguaje es un proceso tan complejo que el cerebro debe actuar como una orquesta, las áreas más especializadas del lenguaje (Área de Broca, Área de Wernicke y la Circunvolución angular) están mediatizadas por el cerebro límbico que regulará las emociones con las que se conformará el recuerdo de cada sonido, palabra o frase. Si la experiencia con esa lengua es negativa, triste o ha provocado vivencias de desamparo o miedo, será más difícil que la memoria la guarde y la evoque con seguridad.

Por tanto el aprendizaje de una segunda lengua implica confianza, seguridad, alta autoestima, bienestar y autonomía.
Aprender sin darse cuenta… es aprender con alegría, con calma, con serenidad, con “asombro”, con diversión, con perseverancia…

 

Beneficios de aprender una segunda lengua antes de los 3 años

  • El cerebro tendrá que trabajar más y se producirá más cantidad de actividad cerebral en las áreas cerebrales que se relacionan con la memoria, la atención y el lenguaje.
  • La investigación defiende firmemente  los beneficios del bilingüismo  en el desarrollo cognitivo del  lenguaje, de la alfabetización y en el desarrollo social (Espinosa, 2008; Hakuta, Ferdman, & Diaz, 1987; Roseberry-McKibbin & Brice, 2005)
  • Las investigaciones prueban de que niños que  comienzan el aprendizaje de un idioma antes de los 6 años tienen más posibilidades de hablarlo como un nativo que los que empiezan luego de esa edad  (Bongaerts, 2005).
  • Aumenta la capacidad de separar dos códigos distintos (los idiomas) y de centrarse en uno. Esto se llama control atencional, mejora por tanto la atención selectiva y la focalización en lo importante desechando lo irrelevante del momento.
  • Y evidentemente les permite una mayor capacidad para conectar y hablar con personas de diferentes países, ampliando su mundo social, cultural, literario…
  • Albert Costa además destierra una aprensión habitual: “quienes adquieren dos lenguas desde la cuna o se les expone a ellas desde muy pequeños, no están más confundidos, sino que crecen muy bien y tienen la ventaja de saber dos idiomas”.

 

¿A todos los niños les beneficia la enseñanza bilingüe antes de los 3 años?

Algunos autores exponen que no hace falta aprender inglés o una segunda lengua desde tan pequeños como tampoco puede hacer falta aprender a nadar o aprender música.

 

Nosotros defendemos la estimulación temprana y la gran maravilla de aprender desde muy pequeños siempre que no se sobreestimule y se fatigue al sistema nervioso con exceso de actividad.

Como también valoramos y observamos individualmente la evolución de cada niño y en casos de alteraciones del desarrollo social y sólo en muy poquitas excepciones, consideramos que se debe priorizar un sólo código de comunicación para favorecer la relación con el mundo.

 

OS DEJAMOS ESTE INTERESANTE VÍDEO emitido en la 2 TVE , sobre el bilingüismo desde bebés.

Si quieres saber más sobre cómo es nuestro proyecto bilingüe, llámanos al 91 698 06 50 o escríbenos un correo a piruetas@piruetas.es. Estaremos encantados de ampliarte cuanta información necesites.

 

 

 

Responder


Últimos Artículos