de lunes a viernes

de 7:00 a 19:00h

piruetas@piruetas.es

¿Crianza en casa o en la escuela?

Éste es el primer post de este blog de Piruetas, “Crianza en casa o en la escuela”, en el que me gustaría ofreceros perspectivas, informaciones o incluso noticias que os provoquen el interés o el deseo de interactuar con ellos.

Soy directora de una escuela infantil y también soy mamá de tres hijos que he criado con lactancia materna hasta los 17 meses en el caso del más pequeño. Supongo que es un dato que a nadie interesa pero creo que es relevante para fundamentar mi opinión.

Acabo de leer varios artículos en webs de crianza y educación sobre qué es mejor, dejar a los niños en casa hasta la entrada al cole o iniciarles en la escolarización temprana. Cada uno desde sus principios defendían una u otra opción y en la mayoría marcaban una oposición entre una crianza natural con lactancia a demanda, con cuidado y atención exclusiva de la madre y la no escolarización hasta la educación obligatoria, que no son los 3 sino los 6 años; y una escolarización conductista y masificada donde prima lo asistencial y donde los niños más que aprender a tolerar la frustración aprenden a aguantar la espera hasta que se adaptan a ello.

Entre esos opuestos hay un infinito de colores que como en el arcoíris abren nuevos horizontes de crianza compartida con amor, respeto, empatía y profesionalidad.

En los encuentros con padres suelo mencionar a Mayte Vallet que en su libro “Educar a niños y niñas de 0 a 6 años” habla del PROYECTO PERSONAL, ¿Cuál es nuestro proyecto de vida?

La autora expresa que nuestro proyecto personal debe integrar a nuestro proyecto de maternidad o paternidad pero el primero no debería quedar anulado o supeditado por el segundo.

Estoy convencida de que se puede, es viable y armonioso tanto para los bebés como para los padres, el llevar a cabo una crianza respetuosa con amor, sin manipulación ni sacrificios personales y una estimulación y atención escolar profesional.

La combinación es posible y los padres pueden elegir con total derecho el tener una vida personal plena en el ámbito laboral, en la pareja y por supuesto en su paternidad.
Los niños aprenden por modelos y asimilan mucho más de lo que imaginamos. El entorno que les ofrecemos será la tierra en la que se cultiven sus semillas propias y únicas, su personalidad, sus talentos, sus aptitudes…

Si nos ven felices cumpliendo nuestros objetivos y disfrutando de cada momento compartido con ellos, si se sienten queridos, valorados y acompañados aprenderán eso mismo.
Y ello no está reñido con que los niños también comiencen a desarrollar su propio “proyecto personal” en la escuela, aprendiendo en un espacio pensado para ellos, con otros niños con los que jugar, reír, compartir o incluso a veces simplemente observar; con unas educadoras de referencia que les reconocen y con las que llegan a tener verdaderas relaciones de apego y amistad.

Sí es posible ser una madre o un padre maravilloso y llevar a tus hijos a una escuela infantil.
Y sí es posible ser un niño amado, feliz e independiente y asistir a una escuela infantil.

Apuesto por una crianza armoniosa y viable en función de lo “mejor para nuestro hijo” dentro de las circunstancias y en consonancia con nuestro proyecto de vida.
En nuestra escuela las mamás y los papás pueden irse tranquilos a desarrollar sus profesiones mientras los pequeños viven unas experiencias que en casa no serían posibles.
Y al volver pueden reencontrarse con sus hijos y compartir momentos preciosos y exclusivos de juego, de cuentos, de parque, de meriendas, de música…

Cada día me siento orgullosa de que Piruetas ponga su pizca de arena de apoyo para el desarrollo y consecución de tantos proyectos personales.

One Response to “¿Crianza en casa o en la escuela?”


  • Cristina / Responder

    Buena reflexión para algunas mamás q se sienten muy culpables y llenas de miedos cuando se plantean volver a trabajar después del mal llamado permiso de maternidad


Responder