de lunes a viernes

de 7:00 a 19:00h

piruetas@piruetas.es

En verano también pueden seguir aprendiendo con actividades divertidas.

Llega el verano y con él las vacaciones. Aunque nuestros hijos sean aún muy pequeños también necesitan un descanso de su rutina.

Es esta época del año toca disfrutar de ellos y aprovechar para pasar y compartir ese tiempo “tan preciado” del que los adultos no disponemos el resto del año, fundamentalmente debido a nuestras obligaciones laborales. Pero no debemos olvidar que estos meses también son una oportunidad para nuestros hijos de reforzar, aprender y crecer realizando actividades divertidas con nosotros.

 

Si bien es verdad que entre los 0 y los 3 años la evolución y cambios que experimenta el niño tanto a nivel cognitivo, emocional como psicomotriz son abismales, sí podemos practicar con ellos algunos juegos y actividades divertidas que les ayuden durante estos meses a descubrir, aprender, expandirse y por lo tanto crecer.

 

El verano y los espacios al aire libre potencian que el niño desarrolle todas sus aptitudes.

 

  • Ayúdale a descubrir su cuerpo.

¡Fuera la ropa y los zapatos! Deja que descubra su cuerpo, que pueda pellizcarse, descubrirse el ombligo o tirarse de los dedos del pie. Que ande descalzo por casa y si vas a la playa, eso sí con mucha protección solar, deja el bañador bajo la sombrilla y que tu hijo disfrute sintiendo la arena y el agua de mar en su cuerpo desnudito. La vitamina D es altamente beneficiosa para su salud.

 

  • ¿Adiós al pañal?

El control de esfínteres es un paso decisivo tanto para los niños como para los padres, supone dejar de ser bebé para transformarse en “mayor” y evidentemente, cada niño tiene su ritmo de desarrollo neurológico y emocional.

Pero si ya tiene 2 añitos y muestra interés por sentarse en el orinal o por descubrir su propio cuerpo, no dudes en aprovechar esta época del año para ir haciendo adelantos y practicar las habilidades que tienen que ver con ello.

 

  • En la playa o en la piscina

El agua es un maravilloso medio de estimulación. Si es bebé colócale tumbado boca abajo con muy poquita agua o sentado en una bañera hinchable y deja que chapotee y salpique todo lo que quiera. A partir del año disfruta con él en la piscina dejando que se familiarice con el agua, sumergiendo su cabeza e incluso para los mayores de 2 años, invítale a que salte desde el bordillo hacia tus brazos, nade y bucee, siempre dándole apoyo para que se sienta seguro.

 

  • Manualidades y pintura

Si tu hijo tiene entre 2 y 3 años, puedes hacer con él alguna manualidad sencilla como un barquito de papel que luego llevéis al parque o la piscina. También estimula su creatividad una hoja de papel en blanco y ceras o tizas de colores para que exprese lo que quiera o simplemente deja que manche su manos y pies en pintura lavable y haga un cuadro.

 

  • Autonomía

Es a partir de los 2-3 años, cuando los niños ya pueden realizar tareas ellos solos, sin necesidad que lo haga un adulto. Vestirse solos y dejar en la medida de lo posible que elijan su ropa, les ayuda en su autoestima. Enseñarles a que esperen su turno en una cola, dar las gracias y saludar a desconocidos son pequeñas tareas que el niño puede ir realizando solo y que además potencian su independencia. Todas las actividades relacionadas con la higiene son importantes, lavarse las manos, cepillarse los dientes, peinarse… son rutinas que en verano, de una manera más relajada, preparan o refuerzan lo que han ido aprendiendo durante el año en la escuela infantil y en casa.

 

Estas son algunas de las actividades que ayudarán a tu hijo a crecer mientras se divierte y disfruta de un verano, que para ellos también es merecido.

¡FELICES VACACIONES!

Responder