de lunes a viernes

de 7:00 a 19:00h

piruetas@piruetas.es

La nuevas tecnologias en la infancia

Hace unas semanas hablábamos de la importancia de tomar fruta en edades tempranas, y hoy os queremos hablar de la “dieta digital” que deben realizar los más pequeños de la casa. Las nuevas tecnologías se encuentran presentes en nuestro día a día, y esto hace que nuestros hijos estén en continuo contacto con ellas.

Las nuevas generaciones son nativas digitales y son ellos los que al cabo de años enseñan a sus progenitores a utilizar una herramienta web, mandar un vídeo o el uso de una aplicación móvil.

Muchos expertos reivindican la utilización de aplicaciones para el aprendizaje y desarrollo de los bebés y niños hasta los 7 años. El uso de la tecnología, es una realidad actual, pero es necesario educar a los más pequeños en el tiempo de empleo y con supervisión de adultos. Los adultos como responsables debemos comprender mejor las complejidades de esta cuestión y  construir estrategias eficaces para el uso de la tecnología.

El término “pantalla niñera” ha ido cogiendo fuerza en los últimos años, el niño llama la atención de los padres y éstos, le dan un móvil con un vídeo de Pocoyo, Peppa Pig o algún dibujo animado que no permite interacción alguna con el dispositivo, sino que el niño sólo se entretiene a base de imágenes en continuo movimiento con cambios de plano y sonido que aún el bebé no tiene capacidad de procesar. Por ello, si nuestro hijo llora y acto seguido le hacemos entrega de un móvil o una tablet, no estamos ayudando a que aprenda a manejar sus frustraciones o rabietas.

Los padres debemos asegurar que nuestros hijos tengan una experiencia creativa y enriquecedora en sus primeros años de vida, y ello también supone permitir que en ocasiones, el pequeño “se aburra” y deba buscar un entretenimiento por sí solo, pues, si dejamos que este hecho suceda su creatividad se verá en aumento.

La capacidad de interactuar con otros niños y adultos es vital. La mejor forma de que un niño aprenda a relacionarse es hablar y que le hablen. Las actividades al aire libre son esenciales en el desarrollo de nuestro hijo e interactuar y jugar con otros niños en el parque hace que fortalezca sus relaciones y aprenda a jugar, inventar, esperar, compartir, etc.

Los bebés tienen que aprender a gatear, a andar, a descubrirse a sí mismos y a su entorno. En esta fase del desarrollo, el descubrimiento es esencial. Los niños que pasan mucho tiempo tumbados o sentados ante pantallas limitan las posibilidades de movimiento, por eso, el uso de las tecnologías debe ser medido. El alcanzar un objeto es un reto unido al desarrollo psicomotriz del bebé, mientras que el tocar un botón en movimiento en una pantalla no implica desplazamiento o esfuerzo. Nuestra recomendación en los niños menores de 2 años es que experimenten más con objetos físicos, texturas e interactúen con otros niños.

Debemos considerar también los riesgos que pueden tener las emisiones electromagnéticas de los dispositivos tecnológicos y que aún quedan por investigar sus efectos a medio y largo plazo.

La pregunta es… ¿Tecnología en la infancia?

La respuesta es… Sí, con acceso limitado y controlado.

Según Helen Moylett, presidenta de Early Education, una fundación británica que tiene como meta mejorar la calidad de la enseñanza y de los niños menores de cinco años:

“La tecnología es una herramienta útil e interesante si se utiliza en el lugar adecuado para ayudarnos a aprender, y no todo el tiempo ni como reemplazo de otras cosas”.

Saber conciliar la vida en familia y el acceso a la tecnología con nuestros hijos es un reto que preocupa a muchos padres, por ello, os traemos varios consejos:

  • Los niños deben estar siempre con un adulto cuando hagan uso de un dispositivo y su tiempo de empleo ha de ser limitado. Además, que alguien interactúe con ellos hace que su aprendizaje se refuerce.
  • Permitir a nuestros hijos utilizar nuestro móvil o tablet para que no “moleste” es una solución que solventa una rabieta a corto plazo pero que puede suponer un reclamo constante por parte de nuestros hijos para conseguir su objetivo, tener el móvil en sus manos.
  • Las actividades al aire libre son vitales para su desarrollo, y éstas no deben ser sustituidas por el empleo de las nuevas tecnologías, el contacto con la naturaleza y el espacio verde les ayuda a vivir en armonía ya que ejercen una influencia tranquilizadora, restablecen la atención y fomentan el aprendizaje.
  • Existen infinidad de aplicaciones móviles para los niños, los padres deben instalar las aplicaciones adecuadas a cada edad con fines educativos. Además, la sociedad hace que los más pequeños dispongan de una Tablet propia, siendo éstas más resistentes, de bajo coste y con poca memoria óptimas para su utilización como “juguete” para el entretenimiento y aprendizaje. Saber elegir bien las aplicaciones que utilizan nuestros hijos es de gran importancia.
  • Pensamos que la clave podría estar en que los niños aprovechen al máximo su tiempo frente a la pantalla, descargando las mejores aplicaciones y programas que contribuyan a su aprendizaje.

En próximos posts recomendaremos aplicaciones y recursos interactivos que consideramos más adecuados para la primera infancia.

 

Responder


Últimos Artículos