de lunes a viernes

de 7:00 a 19:00h

piruetas@piruetas.es

Tips para comenzar a estimular el lenguaje oral

La aparición de las primeras palabras y el desarrollo del lenguaje es un proceso muy complejo que nos diferencia como especie, una función superior del cerebro cuyo desarrollo se sustenta, por un lado, en una estructura cerebral genéticamente determinada y, por otro, en el estímulo verbal que brinda el entorno.

La familia y la escuela formamos ese entorno principal en la vida del niño y por tanto somos vitales en este proceso. Las capacidades de atención, imitación, anticipación o intencionalidad forman los prerrequisitos para la aparición del lenguaje como tal.

Pero el lenguaje es “relación”, en los primeros meses el  vínculo de apego con el bebé  y ofrecerle variedad de estímulos para abrirle al  mundo serán fundamentales. Un segundo  peldaño será el aumento de la comprensión y de la intención comunicativa para continuar con la adquisición del pensamiento representativo y la función simbólica de la palabra (de la cual os escribiremos en siguientes posts).

 

Nuestra psicóloga, Ainhoa Prestel,  nos propone algunas sugerencias de juegos y actividades para comenzar a estimular el lenguaje oral en las primeras etapas.

¿Qué puedo hacer para estimular el lenguaje de mi hijo/a?

La respuesta es sencilla, pasar tiempo con él o ella. Cualquier situación de afectividad y cariño,  más todos los momentos cotidianos del día a día pueden servirte de gran ayuda. Dar afecto y propiciar situaciones de interacción favorecen el desarrollo del lenguaje de los más pequeños.

¿Cómo empezar?

En primer lugar, podemos hacer actividades que ejerciten los músculos de la cara como por ejemplo:

  • Variar la alimentación en cuanto a consistencia.
  • Enseñar a beber en taza y utilizar la pajita.
  • Promover la ingesta de alimentos de diferentes texturas.
  • Utilizar alimentos que puedan romperse para facilitar el movimiento lateral de la lengua (galletas, pan, fruta…)
  • Comer alimentos semisólidos con los dedos.

Para aumentar la conciencia oral podemos hacer los siguientes ejercicios:

  • Poner muecas junto a él frente a un espejo tratando de cada vez consiga hacer movimientos más difíciles con la lengua, los labios y la mandíbula.
  • Jugar a hacer sonidos con los labios (pedorretas, por ejemplo) e ir añadiendo sonidos (/a/).
  • Evitar el uso del chupete a todas horas, para evitar malformaciones en la cavidad oral.

Por otro lado, también se pueden hacer juegos como:

  • Soplar burbujas.
  • Soplar con una pajita para  desplazar objetos.
  • Cantar con diferentes entonaciones.
  • Hacer juegos de imitación con sonidos prolongados y repetitivos.
  • Jugar a hacer acciones simbólicas y crear canciones que expliquen la acción del niño y del objeto.
  • Imitar los sonidos del niño y ampliar el repertorio.
  • Exagerar gestos de diferentes emociones (alegría, sorpresa, miedo…).
  • Escuchar cuentos y animar a que el niño o la niña imite, señale o emita sonidos.

 

Canta, ríe, juega y comparte, lo más importante es que el tiempo que paséis juntos podáis disfrutarlo y crear recuerdos que favorezcan vuestro desarrollo.

Esperamos que estas actividades os den ideas para crear momentos de afectividad con tu hijo/a y que propicien un espacio de aprendizaje óptimo.

 

 

 

Responder


Últimos Artículos